Sin foto Elena Kühnel
Cinco formas de trabajar la innovación en la empresa

La innovación es una de las competencias más demandada en las empresas, aprende con Kühnel a anticiparte a los cambios del entorno

¿Sabías que la innovación también es una competencia? ¿Y que es súper demandada en cualquier empresa? Aunque habitualmente relacionamos este término con las nuevas tecnologías y los últimos adelantos científicos y tecnológicos, todos podemos utilizar la innovación en el desarrollo de nuestro trabajo.

Innovar es simple y llanamente exponer nuevos planteamientos que se adelanten a los cambios del entorno de mercado. Pero tener este radar futurista y saber cómo evolucionarán las tendencias y el mercado requiere mucho trabajo y esfuerzo. La intuición no procede de la nada, sino de un contrastado análisis del entorno.

Si quieres aumentar tu capacidad para innovar en el trabajo y no morir en el intento, lee nuestros cinco consejos y ponlos en práctica.

1. Aprende a tolerar el fracaso. Las personas innovadoras deben, asimismo, tener una fuerte tolerancia al fracaso. Es probable que las predicciones no resulten como esperábamos. Por eso, es preciso no desistir y continuar probando con acciones y decisiones diferentes hasta que demos con la más oportuna. ¡Ojo! No se trata de actuar a lo loco y poner en práctica la primera idea que nos venga a la cabeza.

2. Escoge con la cabeza y con el corazón. Será necesario realizar un estudio previo de las posibilidades que tenemos delante, cuantificarlas y ver qué es lo que más nos conviene. Ahora, si estamos dudando entre dos o tres acciones, sin duda escoge aquella que te diga tu intuición.

3. Sé proactivo y gana confianza. Promueve pequeños cambios en temas que no tengan mucha importancia. Si los resultados son óptimos, poco a poco ganarás la confianza suficiente para llevarlos a cabo en un entorno más arriesgado.

4. Practica la escucha activa. Si prestamos atención a los comentarios, las historias y las ideas de los demás, podemos llegar a conclusiones realmente magníficas. El comentario de alguien, aunque no sea experto en el tema, puede ser la semilla de un increíble proyecto. La innovación se construye en común, así que no te encierres en ti mismo y presta atención a las aportaciones de otras personas.

5. Cotillea de todo y más. Si eres de esos que se pegan el día delante del televisor viendo Sálvame o atento a lo que se mueve en las redes sociales, estás de enhorabuena. Cotillear es un buen principio para innovar. Eso sí, piensa bien dónde debes poner el foco de tus esfuerzos. No todas las noticias interesan a todos.

Practica estos cinco consejos y pierde el miedo a innovar en la empresa. Esta y otras muchas competencias son utilizadas diariamente para definir los perfiles que las empresas necesitan. En las diferentes formaciones (masters y cursos) de Kühnel Escuela de Negocios ayudamos a nuestros alumnos a potenciar las habilidades que les harán triunfar en su puesto de trabajo.