Sin foto Elena Kühnel
Cinco trucos para desarrollar un plan empowerment

El empowerment, que capacita al trabajador y le da autonomía para que pueda responsabilizarse de sus tareas, es una nueva filosofía que vemos en MBA de Kühnel

El empowerment o empoderamiento, traducido al español, es una filosofía que se está aplicando cada vez más en el mundo empresarial y de los negocios. Empoderamiento es literalmente “dar poder” a alguien. Es decir, capacitarle y darle autonomía para que pueda responsabilizarse de sus labores. Hacer sentir a un trabajador que tanto los resultados como las decisiones son responsabilidad suya.

La filosofía del empoderamiento rompe con el tradicional modelo jerárquico en el que la cúpula de la empresa es la única responsable de la toma de decisiones. Impartir órdenes y esperar resultados satisfactorios es algo contradictorio en esta nueva visión de la organización empresarial.

Para llevar a cabo este nuevo modelo de gestión, es preciso contar con una serie de directrices que te harán caminar seguro hacia la implantación de un exitoso plan de empowerment.

1. Conocer al equipo y que el equipo se conozca.  Descubre qué sabe hacer bien cada persona, qué competencias tiene más desarrolladas, qué le gusta y/o con qué se apasiona. Esta información dará las claves a todos los trabajadores para implementar el plan empowerment en la empresa/equipo.

2. Mostrar empatía. Toda persona tiene su tope y en determinados momentos puede desbordarse. En estos momentos es imprescindible que el equipo en su conjunto se vuelque y eche una mano. 

3. Tener claras las tareas. Es imprescindible conocer en profundidad las tareas que cada trabajador debe desarrollar y, por supuesto, que también lo sepan los compañeros. Además, estas tareas deben prolongarse en el tiempo. Si cada dos semanas cambiamos las responsabilidades de los miembros de un equipo, el caos se apoderará de la empresa.

4. Ser previsor. Pensar en los posibles obstáculos que nos encontraremos por el camino nos ayudará a estar preparados en esta nueva etapa de empoderamiento. Ya se sabe que el poder conlleva una gran responsabilidad, pero si haces una lista de los problemas que pueden surgir, será más fácil tomar el control del mismo.

5. Saber cuál es la meta. Tanto el director de la empresa como el becario debe conocer su meta. De esta forma, será mucho más fácil responsabilizarse de una tarea. Hay que saber con exactitud en qué consiste y cómo debe lograrse.

Esta nueva filosofía de gestión empresarial ayudará a empresa y trabajadores a disfrutar en el día a día, sintiéndose valorados y capaces de llevar a cabo cualquier tarea. En nuestro Master in Business Administration (MBA) podrás conocer este y otros métodos que te ayudarán a destacar en el mundo empresarial.