Sin foto Elena Kühnel
Cómo superar una entrevista de trabajo

Es cierto que los nervios pueden jugar una mala pasada, pero con preparación y seguridad superar una entrevista es pan comido.

A la hora de enfrentarse a una entrevista laboral no hay ni trampas ni cartón porque, aunque suene a tópico, la clave es prepararla con antelación. Es cierto que los nervios pueden jugar una mala pasada, pero con preparación y seguridad superaremos la entrevista satisfactoriamente.

Ensaya las respuestas y muéstrate natural al contestar, Si quieres destacar por encima del resto de candidatos, debes mostrar carisma. Hay listados que puedes consultar, en los que aparecen las preguntas más comunes.

Busca información sobre la empresa para saber a qué te enfrentas. Es muy probable que en algún momento te pregunten qué sabes sobre ellos o datos del sector en general.

Saluda cordialmente al entrevistador, se puntual y muestra un trato agradable. Respeta los turnos de palabra. No te vayas por las ramas y muéstrate positivo

Revisa tu curriculum. Muchos entrevistadores inciden en los puntos que pasan más desapercibidos en tu trayectoria y a veces es complicado salir airoso. Convierte tus debilidades en fortalezas y sácales partido.

En lo que respecta a la ropa, elige colores neutros como el gris, gris oscuro, negro o blanco. Utiliza zapato cerrado. Es preferible que los hombres vayan vestidos con traje, camisa y corbata. Ellas con traje y camisa o vestido a la altura de la rodilla.

Controla tu perfil online. ¿Qué se dice de ti en la red? Has de tener cuidado con lo que publicas o lo que se dice de ti, ya que muchas empresas buscan información sobre los candidatos. Por otro lado, mantén tus perfiles actualizados en las redes sociales. Demuestra que tienes el control.

Como comentamos en el post de claves para mejorar tu capacidad comunicativa, el 60% de la comunicación reside en la no verbal, y el 40% restante en la verbal. Por tanto, debes cuidar tu lenguaje corporal porque nuestra actitud muestra información  desde el momento en que entramos por la puerta de la oficina. Moverse mucho, agitar el bolígrafo o tocarse el pelo denotará nervios y eso es sinónimo de debilidad para la persona que nos está entrevistando.

Por último, recuerda dar las gracias y despedirte con una sonrisa al salir de la entrevista. ¡Mucha suerte!

En Kühnel, a través del departamento de Orientación y Empleo, nos ocupamos de la búsqueda activa de empresas, organismos y entidades interesadas en incorporar nuevo personal y la inserción laboral de los antiguos alumnos.

¿Quieres sabes más acerca de nuestra bolsa de trabajo?