Sin foto Elena Kühnel
¿Cuáles son las ventajas de realizar unas prácticas formativas?

Realizar prácticas formativas te ayudará a mejor tu currículum y acceder al mercado laboral con experiencia profesional

Realizar prácticas formativas durante un periodo de estudios o tras finalizarlo es una de las decisiones más productivas para todos aquellos que quieran tener un brillante futuro laboral. ¿Te contamos cuáles son las ventajas más llamativas?

1. Ganarás experiencia profesional.

Las prácticas proporcionan a los estudiantes esa experiencia profesional que precisan la mayoría de las empresas para postular a un puesto laboral. Recién salidos de la universidad, muchos estudiantes tienen problemas para acceder al mercado laboral, ya que a sus conocimientos teóricos no se suma ninguno práctico. En cambio, si te postulas para unas prácticas, las empresas tendrán en cuenta tu currículum aunque todavía no hayas salido del cascarón. 

2. Demostrarás tu valía en el currículum.

Realizar prácticas es una forma oficial de demostrar en el currículum que conoces las herramientas y los procesos de un puesto determinado. Es importante que quede claro no sólo que tus notas son impecables, sino que sabes poner en práctica lo aprendido.

3. Es una forma de subvencionar tus estudios.

Algunas prácticas, como por ejemplo las que te ofrecemos en Kühnel Escuela de Negocios, dan la oportunidad a los alumnos becados de realizar un máster al tiempo que te especializas en aquel puesto de trabajo al que aspiras. A cambio de tu trabajo en la empresa, esta te dota de una ayuda para los estudios que estás realizando.

4. Puedes testar un puesto de trabajo

Has estudiado varias asignaturas de gestión de personas en la carrera y eran tus favoritas, pero sin embargo… ¿Estás seguro de que el trabajo en ese sector va a ser igual de gratificante? Antes de acceder definitivamente a un puesto de trabajo que requiere toda tu entrega y todo tu esfuerzo, es mejor que cates las tareas que deberás realizar, ¿no crees?

5. Acceso al mercado laboral.

No es extraño que la empresa termine contratando a las personas que han desarrollado unas buenas prácticas. Por esto, es importante que seas cuidadoso con tu trabajo y te entregues al máximo. Las empresas, como es habitual, prefieren contratar personas que ya han trabajado con ellos, que conocen el funcionamiento de la misma, los procesos e, incluso, a los compañeros. Formar a alguien para un puesto determinado es muy costoso (aunque totalmente imprescindible) para las organizaciones, así que es mucho mejor contar con una persona que ya ha pasado por un período de formación.