Sin foto Elena Kühnel
Diez sugerencias para motivar a tu becario

Esta guía ayudará a más de un tutor a motivar y reforzar el aprendizaje de sus becarios o personal en prácticas

Nadie nace aprendido. Ni el aprendiz ni el maestro. Por eso, desde Kühnel creemos que esta guía que hemos preparado ayudará a más de un tutor a motivar y reforzar el aprendizaje de sus becarios o personal en prácticas. Y es que la formación en la empresa, en un entorno real de trabajo, es básica para aprender pautas y desarrollar procedimientos, siempre y cuando los responsables de las mismas sepan inculcar un buen entorno de aprendizaje.

Aquí os dejamos diez puntos clave que os ayudarán en esa tarea.  

1. Puesto apropiado. No todos tenemos los mismos conocimientos, experiencia, habilidades y competencias. Descubrir cuáles son y cómo se pueden potenciar en cada persona es una tarea fundamental de la empresa. Sólo si se detectan adecuadamente, se podrán poner en marcha las acciones específicas para trabajarlas. Y así, colocar a cada persona en el puesto que realmente se ajusta a su nivel formativo y sus capacidades.

2. Objetivos. Terminar una tarea en el plazo acordado, manifestar una idea nueva, preparar una reunión. Pequeños objetivos que ayudan a mejorar y aprender cómo funciona una empresa. Pero cuidado con los objetivos que pactamos con un becario o una persona en prácticas, recordar que todavía está aprendiendo.

3. Reconoce sus logros. Tan importante es corregir los errores como valorar el trabajo bien hecho. Recompensar el esfuerzo y tener en cuenta la evolución de un becario es básico para que se sienta a gusto y continúe perfeccionando sus tareas.

4. Incítale a que sea proactivo. Para que una persona pueda tener ideas propias y se atreva a exponerlas en público, es preciso que se cree un clima adecuado. Hazle saber que sus opiniones son importantes para la empresa.

5. Buen ambiente. Un becario es una persona que está aprendiendo, pero es uno más de la oficina. Haz que se sienta partícipe de todo lo que acontece a su alrededor.

 

6. Escucha activa. Evalúa su rendimiento, habla con él, pregúntale qué actividades le gustan y cuáles no, qué tareas realiza más fácilmente y cuáles le cuestan un poco más. Sus repuestas te darán pistas para guiarle en su aprendizaje.

7. Espacio de trabajo. Proporciónale una mesa amplia y confortable, con equipos adecuados. Si ve que su espacio de trabajo es peor que el de sus compañeros, se sentirá apartado. Es importante que pueda trabajar con comodidad.

8. Kit-Kat. Cuando una persona responde adecuadamente a las expectativas, trabaja y es responsable, se merece un descanso. Tomarse un café con los compañeros o disfrutar de algún día libre es una buena idea para recargar las pilas y que vuelva lleno de energía.

9. Expectativas de futuro. Si tiene posibilidades de incorporación en la empresa, házselo saber. Le motivará a continuar sus prácticas a máximo rendimiento. Si no existe la posibilidad de una contratación, hazle saber que su candidatura puede tenerse en cuenta en un futuro. Si alguien deja buen sabor de boca, ¿por qué no repetir?

 10. Su trabajo es importante. Y, sobre todo, dile lo importante que es su trabajo para la empresa. Lo que se logra gracias a su esfuerzo. Es importante que se sienta parte de la cadena.

Recuerda que desde nuestro departamento de Orientación y Empleo, acompañamos a la empresa y al becario durante todo el proceso. Si tienes cualquier duda, contacta con nuestro personal: beatrizhernandez@kuhnel.es y carolinaelvira@kuhnel.es ¡Podemos ayudarte!