Sin foto Elena Kühnel
Todo por mi equipo

El trabajo en equipo es una de las competencias más demandadas en las empresas y es común a prácticamente cualquier tipo de puesto

¿Cuántas veces os han dicho que incluyáis en vuestro currículum la capacidad de trabajo en equipo? Pero… ¿realmente es tan necesario ponerlo? ¿Y si no es verdad? ¿Y si te cuesta mucho coordinarte con los compañeros de “equipo”? ¿Acaso podemos mejorar? ¡Por supuesto! Si queremos incluir el trabajo en equipo como uno de nuestros puntos fuertes… mejor que sea verdad, ¿no? ¡Mucho más útil para la vida! Pero comencemos por el principio…

¿Sabemos qué es exactamente trabajar en equipo?

El trabajo en equipo es una forma de organización laboral, cuyo objetivo es establecer relaciones con los compañeros y aprender a integrarse en el equipo. Para algunas personas, es algo sencillo y habitual; pero otras, generalmente más tímidas, pueden tener problemas para compenetrarse con otras personas. Lo importante es que esta relación entre compañeros mejore o facilite las tareas que cada miembro del equipo debe desarrollar de acuerdo a su puesto, articulando sus metas con las de los demás y con la meta final de la organización. De esta forma, se desarrolla un objetivo común.

Implica relaciones de cooperación preocupándose no sólo por las propias responsabilidades, sino también por las del equipo en global.

Es, probablemente, la competencia más demandada actualmente en el mercado laboral, ya que las empresas necesitan dar una respuesta rápida, eficaz y creativa a las exigencias que les plantea un mercado en constante transformación.

Hay una serie de competencias y habilidades estrechamente relacionadas con el trabajo en equipo como son:

-          Espíritu de equipo

-          Voluntad de cooperación

-          Respeto

-          Responsabilidad

-          Inconformismo y persecución de mejoras.

¿Por qué es interesante saber trabajar en equipo?

Trabajar en equipo consigue una mejor coordinación con los demás compañeros, logrando unos resultados superiores que si se trabajase de forma individual. Además, aumenta el sentimiento de pertenencia al grupo, haciendo que nos sintamos más valorados, lo que es fantástico para desarrollar nuestro trabajo con pasión. Por consiguiente, mejora el clima laboral, se obtienen acuerdos a la hora de tomar decisiones y se generan mejores ideas. El aprendizaje de los miembros es mucho mayor, algo que no solo beneficia a la empresa sino a cada persona. Compensa las debilidades individuales y el desarrollo de relaciones interpersonales, identificando las habilidades del equipo para encomendar las actividades que lleven a la consecución de objetivos.

La hora de la verdad… ¡Evalúate! ¿Necesitas mejorar? 

Cierra los ojos, respira profundamente y analízate. ¿Son tus compañeros de clase o de trabajo tus adversarios o personas de las que puedes aprender? ¿Cumples los plazos pactados cuando os repartís tareas? ¿Expones habitualmente tu opinión ante los miembros del equipo? ¿Te involucras en los proyectos en los que participas? ¿Tienes ilusión por lograr los objetivos propuestos en equipo? ¿Colaboras con los que necesitan ayuda?

Piensa bien en todas estas preguntas. La respuesta poco importa, no tienes que hacerla pública, el resultado es solo para ti. Será tu punto de partida para mejorar esta competencia tan demandada en las empresas: el trabajo en equipo. Así que no te mientas, no te engañes. No pasa nada si te cuesta. Para eso estamos, ¿no? ¡Para mejorar! 

¿Cómo puedes potenciar tu capacidad de trabajo en equipo?

Piensa en tareas cotidianas concretas. Cosas que haces cada día en el trabajo, en casa y en tu vida personal. Y márcate pequeñas metas, objetivos realizables.

Por ejemplo. Es el cumpleaños de un amigo y vais a organizar una fiesta sorpresa en su casa. Involúcrate en la organización con el resto de amigos. Repartiros tareas, pensad en qué se le da mejor a cada uno. Con la participación de todos, la fiesta será un éxito.

¿Tienes compañeros de piso? Para que la casa esté en buenas condiciones, es imprescindible un adecuado reparto de las tareas del hogar. Distribuiros el trabajo, haz tu parte y vela para que tus compañeros de piso hagan la suya.

En el trabajo, las prácticas de empresa o la universidad, aprende a adaptarte al trabajo de compañeros de otras disciplinas o departamentos. ¡Te ayudará a tener una visión mucho más global!

Ya sabes… la unión hace la fuerza.