Sin foto Elena Kühnel
Es hora de hablar de Recursos Humanos

Una pequeña storytelling nos servirá para comprender uno de los objetivos de un departamento de recursos humanos... ¿es lo que te llama?

Esta vez os proponemos una pequeña storytelling como instrumento para llegar al aprendizaje. Se trata de la primera de las tres entregas… ¡así mantenemos la expectación! Esperamos que os guste… Su autora: Rosa Esteban, nuestra Asesora en Gestión y Desarrollo del Talento.

Comenzamos allanando el camino…

Sesi entró en su despacho y se desplomó en la silla de su mesa girando hacia la pared, mientras se mordía los labios de rabia… Uno de esos días en los que la pasión por su trabajo se volvía incomprensión y distancia de algunos compañeros.

Os sitúo antes de que empecéis a preguntaros qué es esto: Sesi (abreviatura de Cecilio. Sí, de Cecilio… o dicho en Cádiz de “Sesilio”. Sesi trabaja en un departamento de Recursos Humanos, es su vocación. Estudió un Máster de RRHH al finalizar la carrera y, durante las prácticas de ese programa, conoció en profundidad el mundo laboral, las relaciones, las condiciones, las conversaciones… Las actitudes le enriquecieron más de lo que hubiera pensado nunca; tanto, que entendió la necesidad de estudiar el programa formativo presente en el máster: selección de trabajadores, formación, evaluaciones del desempeño, negociación, desarrollo… Y, sí, salió convencido de la necesidad de esa simbiosis entre empresa y empleado, porque es una relación ganar-ganar, porque si no es así, esa relación se extingue…

Así, cada mañana Sesi, se decía a sí mismo: “Cuido a las personas porque cuido del negocio. Si crece el negocio, crecen las personas que lo consiguen”

Y continuamos…

 

Lydia, administrativa del Departamento de Finanzas, ha entrado esta mañana en el despacho de Sesi nerviosa, inquieta… Hace un año dejó su trabajo apostando por el puesto que hoy ocupa en esta empresa: administrativa con proyección a responsable de facturación transcurrido el primer año.

 

Cecilio, discúlpame, ¿tienes un rato para hablar conmigo? – Cecilio observa la mirada temblorosa, la voz algo ahogada y le hace pasar.

- Claro, Lydia. Entra, siéntate… ¿Qué pasa? Te noto alterada…

- Perdóname Cecilio… Sé que no debería venir a hablar en este estado, pero estoy angustiada. Siempre nos dices que aquí estás para lo que queramos y, bueno, hoy lo necesito -toma aire mientras busca la mirada de aprobación de Cecilio- Hace ya un año que me incorporé a la empresa. A los tres meses se dio por superado el período de prueba y nadie me ha dicho nada de mi trabajo hasta el día de hoy. Alberto (el jefe) me ha comentado que no me van a renovar el contrato. Y no es justo Cecilio, nadie me ha preguntado, nadie me ha dicho por qué, en un año nadie me ha dicho nada… El trabajo ha salido adelante, nadie me ha corregido o me ha dicho que fuera insatisfactorio… Todo parecía bien y hoy me decís esto… Necesito saber qué pasa Cecilio…me siento indefensa, aposté fuerte y no sé por qué parece que he perdido…me niego…de verdad, me niego…temblorosa y mirando al suelo.

- Lydia, lo siento mucho. Lo que estás diciendo también es nuevo para mí. Entiendo cómo estás y que necesites una explicación. Por favor, quédate aquí el rato que necesites para tranquilizarte. Mientras, voy a hablar con Alberto para que hoy quede todo resuelto.

¿Qué tipo de conversación ha de tener con Alberto? ¿Con qué fin? ¿Qué información necesita recabar? ¿Lo único que puede hacer Sesi aquí es apoyar a su jefe, a Alberto?

Seguimos contando en un nuevo post...