Sin foto Elena Kühnel
La gestión del talento, cada vez  más presente en las organizaciones

La gestión del talento humano en una organización es fundamental para conseguir los objetivos organizacionales de las empresas

La gestión del talento en las organizaciones hace referencia al conjunto de acciones que se llevan a cabo en una empresa u organización para integrar los activos personales en la consecución de los objetivos organizacionales. Esto es, el concepto de gestión del talento humano incluye las nuevas incorporaciones de personal en las empresas, así como la retención del talento y la consecución de su desarrollo profesional.

Desde Kühnel Escuela de Negocios, os enseñamos cuáles son las acciones que se deberían desarrollar desde cualquier empresa para una adecuada gestión del talento humano:

1. Descubrir los talentos de sus miembros: si quieres sacar el máximo partido de los recursos humanos de una empresa, es imprescindible averiguar para qué tienen talento los empleados y en qué tareas se sienten cómodos. Intentar que alguien realice una tarea con la que no se siente a gusto es totalmente contraproducente para profesionales y empresas.

2. Desarrollo del talento de los empleados: Una vez identificados esos talentos de cada empleado, será imprescindible conseguir que el personal de una empresa desarrolle ese talento e integrarlo en las actividades y estructura de la organización. En resumen, una correcta gestión del talento en las empresas implica un conocimiento exhaustivo de los activos. Se trata de averiguar cómo pueden ayudarnos las diferentes habilidades de nuestros empleados en las actividades que desarrollamos desde la empresa.

3. El entusiasmo de los empleados siempre es la clave: Es necesario mantener a los empleados entusiasmados con su trabajo y tareas. Dentro del proceso de gestión del talento humano, este es uno de los objetivos principales que debe marcase la dirección de una empresa y, en concreto, el departamento de recursos humanos. Un empleado apasionado y comprometido con sus tareas es mucho más productivo.

4. Crear nuevas habilidades personales y profesionales: Igual que una empresa necesita crecer para mantenerse en activo, los profesionales que en ella trabajan también deben hacerlo. Es por eso que desde la empresa se debe apostar por la creación de nuevos talentos, apoyando a los empleados no sólo en el desarrollo de las habilidades que ya poseen, sino inculcándoles otras nuevas que encajen en sus capacidades.

El sistema de gestión del talento humano en las organizaciones está respaldado por numerosos expertos de los recursos humanos que confirman su rentabilidad.  Las nuevas contrataciones son necesarias para dar nueva vida a las empresas, pero saber retener el talento de la plantilla es  aún más importante.

Por eso, un departamento de recursos humanos debe estar preparado para actuar ante un proceso de reclutamiento y seleccióny también conocer los indicadores de gestión del talento humano. De alguna manera podría decirse que la diferencia entre la gestión del talento humano y los recursos humanos radica en que la primera es una de las tareas fundamentales del ámbito de los RRHH pero no la única.

La pérdida de un empleado cualificado implica un coste muy alto para la empresa, y no solamente en materia económica. Una sustitución acarrea la pérdida de conocimientos y la baja productividad inicial del nuevo candidato, así como el tiempo que se destina al proceso de selección, redistribución de tareas e integración del nuevo empleado en la empresa.

Así pues, los objetivos de gestión del talento humano están totalmente alineados en muchos casos con la estrategia global de las empresas y aunque el concepto de “gestionar el talento” parece una tendencia reciente lo cierto es que la pregunta de ¿cómo gestionar el talento en las organizaciones? lleva presente en el núcleo de las empresas desde el mismo comienzo de las mismas.