Sin foto Elena Kühnel
Por qué aplicar la psicología positiva en la empresa

La Psicología Positiva es básica en cualquier empresa para gestionar los equipos, centrarnos en el reforzamiento positivo dejando de lado el tradicional castigo.

La Psicología se ha centrado fundamente en el análisis de las conductas disfuncionales, acciones y comportamientos que se salen de la norma, dejando de lado el mismo potencial humano. Pero la Psicología no debería centrarse únicamente en las diferentes patologías, también nos ayuda a dar sentido al día a día, a estar sanos y fuertes “mentalmente” para enfrentar nuestra vida personal y profesional.

Es por eso que promover la Psicología Positiva en la empresa debería ser la base para dirigir y fomentar los diferentes proyectos en los que participa esta. Pero… ¿por qué es tan importante aplicar la Psicología Positiva con los miembros de nuestro equipo?

Primer motivo. Las personas son el principal recurso con el que cuenta una organización para continuar con vida. Sin trabajadores, la empresa se verá abocada al fracaso. Por eso, sin duda, lo primero en lo que debemos pensar es en gestionar adecuadamente este diamante en bruto con el que contamos.

Segundo motivo, ligado con el anterior. Es de vital importancia aprender a retener el talento y esto suele conseguirse en el 90% de las ocasiones cuando el clima laboral es agradable. La Psicología Positiva centra también su atención en los grupos, las relaciones interpersonales entre los trabajadores son fundamentales para el correcto funcionamiento de una organización.

Tercer motivo, más ligado si cabe a los dos anteriores. Los efectos negativos de no aplicar la Psicología Positiva son mucho peores a largo plazo. En lugar de apostar por un modelo de reforzamiento positivo de la conducta, normalmente el directivo o jefe de equipo da por hecho que cierta actividad es básica en su trabajo, por lo que no es preciso dar las gracias o premiar con un incentivo por lo que es su trabajo diario. Si la persona se esfuerza, es preciso reconocérselo.

¿Y si no ocurre así? ¿Si en lugar de reconocimiento lo único que encuentra el trabajador es un “castigo”? Es habitual dar por hecho que una tarea debe hacerse sí o sí, en cambio si se falla o se deja de hacer, viene el castigo. ¿Por qué no damos por hecho que el fallo es algo natural? El “castigo” lleva directo a la ansiedad, al miedo y a la desmotivación. Por eso, a largo plazo es el verdugo de cualquier empresa.

El conocimiento de la Psicología Positiva, así como de otros aspectos de gestión empresarial son esenciales para aprender a coordinar y administrar una empresa. En nuestro MBA, podrás aprender mucho más sobre su gestión.