Sin foto Elena Kühnel
¿Por qué es importante aplicar la conciliación laboral y personal en la empresa?

La conciliación de la vida profesional, social y personal -gestionada por el departamento de recursos humanos- aporta múltiples beneficios para las empresas

La conciliación de la vida profesional con la personal es una de las competencias de los departamentos de recursos humanos que muchas veces pasan desapercibidas. Sin embargo, es una de las tareas más importantes de los profesionales de la gestión de personal de una empresa.

Cuando hablamos de conciliación en la empresa, lo primero que nos viene a la cabeza es la maternidad y todo lo que ésta conlleva; pero la conciliación va mucho más allá: no sólo se reduce al ámbito de la maternidad y paternidad (dicho sea de paso), las personas que no tienen hijos también necesitan una vida fuera del ámbito profesional.

Es más, los expertos aseguran que existen múltiples beneficios para las empresas que aplican políticas de conciliación entre sus trabajadores. ¿Vemos algunos de estos beneficios?

Autorrealización y crecimiento de la persona: mantener las relaciones sociales, practicar deporte, realizar un hobby, incluso seguir formándose. Tener la posibilidad de realizar todas estas actividades ayuda, sin duda, a que la persona se sienta más realizada y, por tanto, rinda más en la empresa.

Mejora del clima laboral y el compromiso: las posibilidades de compaginar la vida profesional, familiar y personal que la empresa pone a disposición del trabajador mejora su calidad de vida, al tiempo que se siente respetado y valorado como persona en su centro de trabajo. Esta situación repercute en un aumento del compromiso con la empresa. “Si tú te preocupas por mí, yo también lo hago”. Y, en consecuencia, el clima laboral mejorará notablemente.

Disminución de la rotación de personal y de los costes de sustitución: los costes derivados de una rotación de personal elevada como consecuencia de la insatisfacción de los empleados son mucho más altos de lo que nos pensamos. Formar a nuevo personal, reubicar a los empleados en otros puestos, finiquitos… la conciliación puede ahorrarnos todos estos costes. Igualmente, se podría ahorrar los costes de sustitución de los tiempos de excedencia.

Mejora de la reputación de la empresa: un empleado contento es una persona que hablará maravillas de su empresa y eso aporta un prestigio y una reputación altamente beneficiosa. Y única para la empresa.

La conciliación laboral es competencia del departamento de recursos humanos y una gestión adecuada de la misma podrá traer grandes beneficios a las empresas. Si queréis aprender más sobre éste y otras tareas de un departamento de gestión de personal, infórmate sobre nuestro Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos.