Sin foto Elena Kühnel
¿Y los trabajadores? ¿Expertos o recién graduados?

Las empresas precisan de la experiencia de un trabajador con largo periodo de rodaje, pero también de trabajadores principiantes que aportan un aire fresco.

¿Experiencia o juventud? ¿Qué es lo más apropiado para una empresa? ¿Cuáles son las ventajas de contratar empleados con un alto grado de experiencia? ¿Y de apostar por alguien recién graduado?

Como casi siempre ocurre, las cosas no son blancas o negras. Y, por eso, lo más adecuado es contar con personas experimentadas, que han ejercido durante años un determinado puesto de trabajo, pero también rodearte de aquellos más jóvenes que pueden aportar entusiasmo y mucha vitalidad. La unión de estos dos matices será la clave del éxito de una organización.

¿Has decidido incorporar a alguien experto en las labores de un departamento? Veamos lo que puede ofrecernos.

Aunque necesite un tiempo para adaptarse a la cultura de la organización, una persona con experiencia no precisará de un periodo de aprendizaje de muy dilatado y, además, estará prevenido cuando se presenten posibles problemas.

Pero optar por una persona recién graduada también puede darnos muchas satisfacciones.

Es cierto que tendremos que invertir más tiempo en su aprendizaje y que, al principio, será  más lento realizando las tareas; pero por el contrario ganaremos la vitalidad y el entusiasmo del que empieza en la profesión. Aportará aire fresco, muy importante en una organización, y estará mucho más actualizado. Las ideas más locas de estos trabajadores principiantes pueden acabar siendo proyectos con alto valor.

Analiza el departamento que tiene necesidad de contratación y apuesta por un perfil que compense el talento del que dispone la empresa. Todo esto y mucho más podrás verlo en el Máster de Gestión y Dirección de Recursos Humanos.